La Fundación Sonrisa dona un equipo de hipotermia y otro de monitorización al Hospital Costa del Sol

Mijas 12 de febrero de 2015.-

La Fundación sonrisa ha donado al Área de Neonatología y Pediatría del Hospital Costa del Sol un equipo de hipotermia y de otro de monitorización de la función cerebral.

Esta iniciativa, que ha necesitado de una inversión que supera los 50.000 euros, tiene como finalidad minimizar el daño cerebral perinatal que se produce, en ocasiones, como consecuencia de problemas durante el parto.

La encefalopatía hipóxico-isquémica (daño cerebral por falta de oxigenación cerebral) es una causa de daño neurológico en el recién nacido a término o casi a término. Su incidencia en países desarrollados es de entre 1-3 casos por 1.000 recién nacidos vivos.

En el Costa del Sol, segundo hospital en la provincia de Málaga por volumen de nacimientos, cada año pueden producirse entre 3 y 4 casos de pacientes con peligro de sufrir este problema hipotermia.

La hipotermia es una técnica avalada por diversos ensayos clínicos que han demostrado que la reducción de la temperatura corporal en 3-4ºC (hipotermia moderada), mediante enfriamiento corporal total, iniciado precozmente (antes de las 6 horas de vida) y mantenido durante 72 horas, es una intervención eficaz para reducir la mortalidad y las secuelas que producen discapacidades graves en los niños que sobreviven tras una agresión hipóxico-isquémica perinatal.

Cuando un niño nace, el procedimiento normal es el de colocarlo en una fuente de calor, puede ser el contacto ‘piel con piel’ con la madre o el padre o bien, mediante una cuna térmica. Cuando durante el parto se produce un problema de estas características que puede originar secuelas a largo plazo, lo adecuado es hacer justo lo contrario. Lo primero que lleva a cabo el equipo de profesionales es valorar el riesgo durante las primeras horas y someter al recién nacido a un procedimiento de hipotermia pasiva (es decir, no aplicar calor). En caso de confirmarse los síntomas de esta encefalopatía, se activa entonces el procedimiento activo.

Hasta ahora, en el hospital se estaba realizando la hipotermia pasiva y derivando al centro de referencia (Hospital Materno Infantil de Málaga) a aquellos bebés con necesidad de esta técnica.

La adquisición de estos equipos permite disponer de la tecnología adecuada para evitar el traslado de estos niños, que suelen estar muy graves, y minimizar así la posibilidad del empeoramiento del pronóstico.

El Hospital Costa del Sol ha mostrado su agradecimiento a la Fundación Sonrisa por esta donación mediante un acto de reconocimiento que se ha celebrado en el Área de Neonatología del propio hospital.

2018-03-26T08:30:45+00:00